Un marido generoso recompensa a diario a un camarero de Starbucks, lo que provoca la visita sorpresa de su mujer

213

Mirando vacíamente por la ventana, la madre enojada guisó en su auto. Ya habían pasado veinte minutos desde que había estacionado en el tranquilo estacionamiento de Starbucks. Alguien despertó su atención.

Tracking Secrets

Sus ojos estaban fijos en la niña mientras sonreía a cada auto que pasaba. Forzando un aliento enterrado, susurró lo más silenciosamente posible, apenas haciendo ningún sonido: «Una sonrisa falsa, una persona falsa». Su corazón palpitaba rápidamente y su sangre estaba hirviendo.